Sesión #2

El poeta se hace vidente por un largo, inmenso y razonado desarreglo de todos los sentidos.

Rimbaud, Carta a los videntes

87467388_1296399060568996_4645837609795321856_o

En este encuentro el tema principal a ser trabajado era la sinestesia. Empezamos el taller con un breve ejercicio para “desarreglar los sentidos”: dibujar un olor. Todos vendados, sintieron olores distintos y dibujaron con lápiz sobre papel lo que les venía a mente. Como esperado, muchos querían adivinar a qué cosa se remetía tal olor y dibujar la cosa, por eso les indiqué que se olvidasen los significados y se concentrasen en las sensaciones que los olores les traían, además de recuerdos.

El olor “es un pensamiento inmediato del mundo” . El gran generador de atmósferas afectivas, cuyo poder de evocación es capaz de reavivar multitud de sensaciones y emociones que conserva como una huella invisible a través del tiempo y que, en muchas ocasiones, escapa al lenguaje que nos es capaz de describir a menos que recurra a una imagen, es decir, a la ayuda de otro sentido. La gran dificultad que todos tenemos al crear algo es salir de la representación intelectual, por eso empezar explorando un sentido tan primitivo.

Discutimos sobre la sinestesia a partir de la pintura de Joan Miró titulada L’odeur de la prairie y a qué huele cada color ahí presentada.

En seguida nos dividimos en pares y hicimos una caminata ciega por la Fundación. En turnos, uno usaba la venda mientras el otro le guiaba en la experimentación. A la vuelta la propuesta era contar cada uno su experiencia a través de los materiales.

 

Al volver de la caminata una participante se sentó a mi lado y, mirándome profundamente a los ojos, me dijo que se sentía más humana que nunca. Sentirse humano. ¿Alguna vez te has detenido a pensar cómo se siente ser humano?

En seguida les propuse contar la experiencia a través de los materiales, hacer un collage o una escultura. Todo valía, excepto usar palabras. Después de terminar el trabajo, les pedí que me contaran lo que habían hecho. (Que las palabras lleguen poco a poco, después de vivir en el cuerpo y transmitir a la materia, contaminadas por este tránsito torcido, es para mí una forma de despertar la poesía). Aurora me dijo que tenía la “sensación de cascada”. Pensé que la forma en que decía las palabras era hermosa: no se sentía como una cascada, no se sentía como si estuviera en una cascada, pero “sentía cascada”. Como si cascada fuera una nueva palabra para definir una nueva forma de sentir.

Unió tiras de diferentes colores y materiales y una tira negra: “Todo lo que experimenté y un poco de miedo, porque todo era diferente, pero fluía”.

IMG_20200227_132528283-01

 

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s